jueves, 23 de mayo de 2013

Por el río Torote, junto a la ermita de la Virgen del Espino.




Características de la ruta:
  • Municipio: Daganzo de Arriba.
  • Tipo de recorrido: lineal.
  • Hoja en el mapa topográfico del IGN: 535 a escala 1:50.000, y 535 C3 a escala 1:25.000.
  • Distancia: 2,85 kilómetros, de los cuales 1,25 km son en coche y 1,6 km andando (sólo ida).
  • Denivel: 12 metros.
  • Señalización: no.
  • Tiempo de recorrido: aproximadamente 2 horas entre ida y vuelta.
  • Época recomendada: todo el año. En verano únicamente durante el amanecer o el atardecer debido al calor en las horas centrales del día.
  • Otros:  merendero junto a la ermita de la Virgen del Espino. El merendero es frecuentado por numerosos grupos de personas que van allí a pasar el día, generalmente fines de semana y festivos en los cuales el sol luzca. Por ello es recomendable ir entre semana, y si es inevitable ir en fin de semana hacerlo por la mañana para encontrar un entorno tranquilo.
  • Aconsejable leer la anterior entrada de Recomendaciones y Consejos (pinchar AQUI).



Especies de interés: en este caso sólo pondré las observadas personalmente.
  • Residentes o visitantes habituales: cigüeña blanca, aguilucho lagunero occidental, aguilucho pálido, buitre leonado, buitre negro, ratonero común, águila imperial ibérica, águila real, cernícalo vulgar, halcón peregrino, avutarda, sisón común, perdiz roja, ánade real, pito real, pico picapinos, colirrojo tizón, curruca capirotada, carbonero común, herrerillo común, mito, cogujada común, jilguero, pardillo común, verderón común, verdecillo, pinzón vulgar, gorrión chillón, gorrión moruno, triguero, . Entre los mamíferos, destacan los corzos.
  • Invernantes: milano real, avefría europea.
  • Estivales: águila calzada, aguilucho cenizo, cernícalo primilla, milano negro, abubilla, abejaruco, críalo europeo, cuco, oropéndola y ruiseñor común.
  • En paso/estivales: papamoscas gris, papamoscas cerrojillo, collalba gris, tarabilla norteña, mosquitero musical, bisbita arbóreo, grulla.

Cómo llegar:en este caso el transporte privado es la única opción real para llegar al inicio de la ruta, ya que el camino se encuentra en la mitad de la carretera que une Daganzo de Arriba y Fresno de Torote.
Propongo dos formas de llegar en función del origen del visitante.
  • En el caso de que el visitante sea alguien de Madrid ciudad (o tenga que pasar por allí), la forma más rápida de llegar es a través de la autovía de circunvalación M-50.  Se toma la salida 10 de dicha autovía y seguir en todo momento dirección Ajalvir-Daganzo.Al llegar a Ajalvir, en la primera rotonda tomar la segunda salida, en dirección Daganzo de Arriba, hasta salir del pueblo. En las siguientes dos rotondas se toma también la segunda salida.Ya en Daganzo de Arriba, en la primera rotonda tomar la segunda salida (centro urbano-Fresno de Torote) y en la siguiente rotonda se toma la tercera salida. Siguiendo esta travesía se sale del pueblo en dirección Fresno de Torote.Una vez salimos de Daganzo de Arriba, a una distancia de 2 kilómetros y 700 metros, a la derecha se encuentra el inicio del nuestro camino, entre los puntos kilométricos 13 y 14 de de la carretera M-113. Se sitúa justo antes de llegar a una curva hacia la derecha, después de una larga recta, por lo que es aconsejable indicar el giro desde una distancia prudencial ya que en este tramo de la carretera la gente acostumbra a circular a bastante velocidad.
  • En el caso de venir desde la autovía A-2 dirección Madrid, a la altura de Alcalá de Henares se toma la salida 30, que al principio es una vía de servicio. Una vez nos situemos en la vía de servicio, tomar el segundo desvío, indicado como "M-100 Daganzo-R2 Madrid Zaragoza". Tras salir, seguir recto hasta la primera rotonda, donde tomaremos la segunda salida. Salimos a una carretera rápida de construcción reciente (M-100) y una vez pasada la salida de la R-2, se toma la salida inmediata en dirección Daganzo de Arriba. Al llegar a Daganzo, en la primera rotonda girar a la derecha, de forma que seguimos la calle hasta llegar a una travesía. En ese cruce, girar a la derecha. Ya estamos en la carretera M-113 en dirección Fresno de Torote, por lo que sólo nos queda seguir las indicaciones mencionadas en el punto anterior.


Descripción de la ruta: se trata de una ruta bastante fácil de realizar para prácticamente todo el mundo ya que es llana en toda su extensión y además relativamente corta. Incluso diría que es una de las más amenas para hacer por el hecho de recorrer el primer tramo de terrenos abiertos en coche y el segundo tramo a través del bosque de ribera, de forma que la dureza del la ZEPA nº 139 en general pase desapercibida, y aun así se puedan observar algunas de las especies más características de este espacio protegido.



Nada mas tomar el camino, conocido como Camino de Camarma (no confundir con la Colada de Camarma) empieza la primera parte de este ruta, que transcurre todavía metidos en el coche. Aun así, tendremos que estar totalmente preparados, con los ojos puestos en el horizonte y los prismáticos cerca de nuestras manos, como si de un safari se tratara. Es recomendable ir despacio, y si no molestamos a otros posibles conductores, parar cuanto haga falta para mirar hacia el horizonte: tal vez los aguiluchos cenizos o pálidos estén recorriendo los campos de cereal, a baja altura, en busca de su próxima presa. O mirar en los pocos árboles y zarzas que hay en el lindero: tal vez algún críalo o alcaudón esté posado entre sus ramas. O mirar la vasta extensión de campos de cultivo: tal vez las perdices rojas van andando de un lado a otro, o las cogujadas y otros alaudidos se encuentren buscando algo que comer. E incluso con un poco de suerte, ya que no es la mejor zona para observarlas, algún grupo de avutardas haya decidido parar cerca del camino.



Una vez pasado el arroyo del Espino (sólo veremos una fila de árboles) llegamos a la ermita de la Virgen del Espino, con el merendero justo al lado. Y es aquí donde dejaremos el coche y empezamos el tramo a pie.
En el mismo merendero ya será posible oir y con un poco de suerte observar al pito real o a la abubilla. Más frecuentes serán los pájaros, como el pinzón vulgar, el verdecillo, el papamoscas cerrojillo durante los pasos migratorios y el alcaudón común en el verano.

Merendero.
 
Además, en los tejados de la ermita también es común observar a algún gorrión chillón, que si no fuera por su monótono reclamo y su mancha amarilla entre garganta y pecho pasaría totalmente desapercibido.

Ermita de la Virgen del Espino.

Cuando terminemos de observar la fauna de esta parte del recorrido nos encaminamos hacia la ribera del río Torote, por el camino de la derecha. En el corto trayecto que va desde la ermita de la Virgen del Espino hasta el río Torote habrá que ir mirando hacia el cielo, ya que normalmente pasa algún buitre leonado o algún buitre negro, y otras rapaces como el águila calzada y el milano negro en verano, los cernícalos primilla y vulgar, o el milano real en invierno. Pero sobre todo habrá que estar atentos e intentar buscar a los aguiluchos laguneros, relativamente frecuentes en esta zona de la ZEPA nº 139.



Al llegar al bosque de ribera nos sorprenderá, especialmente en primavera, el canto y reclamo de multitus de pajarillos, y su vuelo de un lado a otro.  Carboneros y herrerillos, pinzones y jilgueros, currucas y ruiseñores no pararán de cantar entre el follaje de los árboles o entre las zarzas.

A partir de aquí seguiremos el cauce del río Torote, y cuando podamos, acercarnos a la orilla del mismo río, quizá algún pajarillo más asociado a medios acuáticos o algún ánade real se encuentre por allí.

Río Torote, un día de crecida.

Sin embargo, no son estas especies las más interesantes a buscar. Una vez metidos en pleno bosque de ribera habrá que intentar encontrar al pito real y al pico picapinos (incluso otros pícidos), en verano a la oropéndola, al críalo, al cuco y el abejaruco (es estos últimos será más fácil verlos que escucharlos), y por el carrizo tal vez aparezca algún escribano palustre invernante.



Ya llegando al final del bosque, casi saliendo de nuevo a la estepa cerealista, es interesante observar lo que parece una pequeña colonia de gorriones morunos. Será en este punto donde finalice nuestra ruta, no sin antes buscar de nuevo la presencia de alguna rapaz volando sobre nuestras cabezas.



Una vez de vuelta al coche, a la hora de salir a la carretera, personalmente recomiendo girar a la derecha hasta la vecina aldea semiabandonada, Fresno de Torote ya que por la poca visibilidad existente en la incorporación a la carretera creo que es peligroso torcer a la izquierda. En Fresno de Torote será mucho más fácil dar la vuelta, y si es posible incluso se podría parar allí.






8 comentarios:

  1. Parece una ruta muy guapa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente sea una de las más bonitas de la zona, aunque sin ser una maravilla. Son muchísimo mejores vuestros caminos y rutas asturianos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Aquí hay uno que quedó altamente satisfecho con la zona y su fauna.
    Aunque todo el mundo tiene derecho a disfrutar del campo, bien es cierto que conviene evitar las congregaciones de fin de semana si se quier tener silencio y buenas observaciones de aves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para que no quedaras satisfecho de tus visitas al entorno de la ermita, allí has visto gran parte de la fauna típica de aquí, además de tus primeras avutardas.
      Está claro que todo el mundo tiene ese derecho, siempre que se sea respetuoso con la naturaleza. Sólo aviso que si uno va en fin de semana puede tener una desagradable sorpresa.

      Eliminar
  3. Ahora los campos están muy guapos, con las florecillas y ese tono aún verdoso. Muy currada la entrada y bien descrita la ruta.
    Por otro lado, lo del merendero tiene delito, porque eso poco más y se le podría llamar zona de botellón... no es más que un foco de ruido y basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el sitio ya lo conoces y con tanto verde y tanta flor están bonitos, aunque poco a poco se va volviendo amarillo. Espero que sea como tú dices y la ruta esté bien descrita para aquel que nunca haya estado.
      Bueno, el merendero tal vez no lo hicieorn para eso, pero la verdad que el uso que se le da los fines de semana creo que no es compatible con las especies "sensibles a la alteración de su hábitat" que crían por allí cerca.

      Eliminar
  4. Isma, entran ganas de montarse en el coche y hacer esta ruta que tan bien nos has mostrado.
    Nos espera la mancha húmeda, ¡ya queda menos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues os esperamos por aquí en cuanto queráis pasaros.
      Ojalá tengamos suerte con el tiempo y la gente...y las fochas morunas, ejem, ejem.

      Eliminar